PROYECTO MARIPOSA

Diversidad de Género

Está orientado a personas con diferentes opciones sexuales: Gays, lesbianas, travestis, bisexuales. Se trabaja en un espacio específico, de manera individual y grupal en programa ambulatorio PAMI.

Hay múltiples estudios que demuestran que las personas LGBT presentan tazas significativamente más altas de ansiedad, depresión, auto daño y conductas suicidas, así como mayores problemas en el uso de alcohol y drogas que las personas heterosexuales. A pesar de esto, los servicios especializados sensibles a los estilos de vida y necesidades de esta población son escasos. Los problemas de salud mental que  puede presentar la comunidad LGBT pueden estar relacionados con sus estilos de vida, los tiempos difíciles exigen mayores destrezas de adaptación de los sujetos, por lo que no es de extrañar que en estos tiempos se observen mayores índices de trastornos en áreas de salud mental.

 Pero para las personas LGBT el mundo puede ser un sitio más inhóspito y hostil que para sus contrapartes heterosexuales. Esto porque forman parte de una comunidad señalada, marginada y discriminada. Estudios han encontrado que esta percepción de marginación puede tener impacto real en la salud mental. Por ejemplo, la psicóloga Vickie M. Mays, de la Universidad de California, L. A., realizó un estudio donde encontró fuerte evidencia de una relación entre la discriminación y los síntomas de ansiedad y otros problemas de salud mental relacionados con estrés entre la población LGBT.
Es así Vida Mujer asume con responsabilidad social el abordaje a personas que integran la comunidad LGTB, cuyo objetivo es entregar salud psicológica,  disminuyendo conductas auto destructivas que atente contra sus vidas haciendo que puedan “Vivir una Vida que valga la pena se vivida”